Educación

Cuando los estudiantes son liberados de recolectar agua, regresan a clase. Con letrinas adecuadas y seguras, las niñas permanecen en la escuela durante su adolescencia.

La educación es fundamental para romper el ciclo de la pobreza y, sin embargo, más de la mitad de las escuelas del mundo carecen de acceso a agua potable e instalaciones de saneamiento.

La falta de agua potable tiene efectos graves en el rendimiento académico y las tasas de asistencia de los estudiantes. La falta de agua potable puede hacer que incluso los mejores estudiantes pierdan impulso mientras lidian con dolores de estómago y diarrea por enfermedad y hambre.

Los estudiantes faltan a clase para ir a buscar agua, o para cuidar a los padres o hermanos enfermos. En muchos lugares, el VIH/SIDA ya ha causado que un gran porcentaje de niños se conviertan en huérfanos, lo que requiere que los estudiantes abandonen y encuentren trabajo para proporcionar alimentos y atención a los hermanos más pequeños. Si los maestros están enfermos, las clases se cancelan para todos los estudiantes.

Las escuelas no pueden ejecutar programas si no pueden proporcionar agua a los estudiantes, profesores y sus familias.

Falta de agua – Falta de igualdad

Para las niñas, la situación es especialmente problemática. Si las escuelas no tienen baños adecuados, las niñas abandonan una vez que llegan a la pubertad. Además, por lo general es responsabilidad de las mujeres buscar agua, limitando así su acceso a la educación y a las oportunidades de negocio. Piénsalo: todos los días, las mujeres y las niñas llevan más de 20 Kilos de agua sucia de fuentes a más de 4 kilómetros de sus hogares. Esto deja poco tiempo para la educación, lo cual es fundamental para cambiar las perspectivas a largo plazo de los países en desarrollo.

Con las muchas cargas adicionales que trae la falta de agua limpia, la educación simplemente se convierte en una prioridad menor. Esto establece un ciclo desafortunado de pobreza y desigualdad, ya que, sin una educación adecuada, hay pocas posibilidades de mejorar la situación más adelante en la vida. A veces, la primera voz pública que las mujeres de una comunidad tienen, proviene de una mujer individual que forma parte de un comité de agua.

Salud

Agua segura, manos limpias, cuerpos sanos. El tiempo perdido por la enfermedad se reduce y las personas pueden volver al trabajo de salir de la pobreza.