EL AGUA AFECTA LA SALUD, LA EDUCACIÓN, EL CLIMA, LAS MUJERES/NIÑOS, EL EMPODERAMIENTO ECONÓMICO

Sabemos que el agua potable significa todo para las comunidades necesitadas: previene la muerte por enfermedades transmitidas por el agua, mejora la salud comunitaria y alivia la carga de llevar agua a largas distancias de las mujeres y los niños, y es la base para la educación y el empoderamiento económico.

La importancia de las aguas subterráneas

https://gw-project.org/wp-content/uploads/2020/10/irrigation.jpg

Sistema circular de irrigación con pozo en el centro. Foto de Michael Collier, U.S. Geological Survey, dominio público.

El agua subterránea constituye el 99% del agua dulce líquida de la Tierra. Las aguas subterráneas no sólo son un suministro de agua vital para la humanidad, sino que también sustentan ríos, lagos, humedales y sistemas ecológicos. El Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos de Naciones Unidas del 2016 proyecta que el mundo podría enfrentarse a un déficit de agua mundial del 40% para 2030. 

El desarrollo y la gestión de los recursos hídricos subterráneos con conocimiento de causa son componentes clave para resolver esta crisis mundial del agua. Por favor, apoye nuestro trabajo para crear materiales educativos de alta calidad para que todos aprendan sobre la importancia de las aguas subterráneas.

https://gw-project.org/wp-content/uploads/2020/10/groundwater-use.jpg

Bombeo de agua subterránea para irrigación. Foto de David E. Burt, U.S. Geological Survey, dominio público.

El agua subterránea y la humanidad

El agua subterránea es un suministro de agua vital para la humanidad. Las aguas subterráneas proporcionan agua potable en su totalidad o en parte para hasta el 50% de la población mundial y representan el 43% de toda el agua utilizada para el riego. En todo el mundo, 2.500 millones de personas dependen únicamente de los recursos de agua subterránea para satisfacer sus necesidades básicas de agua diarias.

Se espera que la población de la Tierra, de casi 8.000 millones de habitantes en 2020, alcance los 11.000 millones en 2100. Los seres humanos tendrán que aprender a producir suficientes alimentos sin destruir el suelo, el agua y el clima. Esto ha sido llamado el mayor desafío que la humanidad ha enfrentado. La gestión sostenible de las aguas subterráneas es el núcleo de la solución. La comprensión científica y la gestión adecuada de las aguas subterráneas es esencial, porque las aguas subterráneas pueden aliviar el problema si buscamos su uso responsable y su reposición.

El agua subterránea y la Tierra

Aunque esté oculta bajo la superficie de la Tierra, el agua subterránea constituye el 99% del agua dulce líquida de la Tierra y juega un papel importante en el ciclo del agua. Los ríos, lagos y humedales son manifestaciones superficiales de las aguas subterráneas, intercambiando el flujo con el depósito de agua subterránea que las alimenta cuando necesitan agua y tomando parte de su flujo cuando el agua de la superficie está presente en exceso.

Las aguas subterráneas también controlan muchas características de la superficie de la Tierra. La profundidad de la napa freática es en parte responsable de que diferentes especies de plantas ocupen diferentes posiciones a lo largo de las laderas de las colinas a los valles, ya que sólo las plantas tolerantes a la sequía pueden vivir en las laderas secas de las colinas y las plantas tolerantes al agua viven cerca de los arroyos. La disolución de las rocas carbonatadas por el flujo de las aguas subterráneas crea cuevas y sumideros. En los entornos desérticos, la descarga de aguas subterráneas forma los oasis, que proporcionan hábitat para los animales y las plantas.

https://gw-project.org/wp-content/uploads/2020/10/oasis.jpg

Oasis en la parte libia del Sahara. Foto de Sfivat, dominio público.

https://gw-project.org/wp-content/uploads/2020/10/stream-depletion.jpg

Charco y lecho seco del río resultante de la extracción de agua subterránea. Foto de David Armstrong, U.S. Geological Survey, dominio público.

Las aguas subterráneas en peligro

Las mediciones científicas modernas muestran que muchos de los principales acuíferos (depósitos de agua subterránea) del mundo se están agotando. Este agotamiento puede provocar una disminución del caudal de los arroyos, la desecación de manantiales o humedales, la pérdida de vegetación, la disminución del nivel del agua de los pozos y el hundimiento de la tierra. 

Otra amenaza para las aguas subterráneas es la contaminación resultante de la actividad humana, que genera productos químicos y desechos que se han filtrado al subsuelo. La contaminación degrada la calidad de las aguas subterráneas y supone una amenaza para la salud humana y ecológica.

A medida que la población humana crezca, se incrementará la demanda de aguas subterráneas, un recurso vasto pero finito. La necesidad de comprender nuestros sistemas de aguas subterráneas y de gestionarlos de forma cuidadosa dentro de las limitaciones del ciclo hidrológico, es mayor que nunca.